fbpx
Compartir con tus amigos

Te vamos a mostrar una técnica muy sencilla para enseñar a tu perro a soltar objetos como sus juguetes. Que tu perro comprenda la orden de soltar, es muy útil para enseñarle conductas adecuadas como que no coja cosas del suelo, para entrenar con él para jugar con él a tira y afloja y un montón de habilidades.  Una posibilidad, es intercambiar el objeto por comida que sea muy sabrosa para el perro pero a nosotros el juego nos justa mucho porque es más vinculante. Por eso, te vamos a contar cómo hacerlo mediante el juego de tira y afloja con un juguete.

A la mayoría de los perros les encanta jugar a tira y afloja porque llevan en su genética el instinto de perseguir y cazar una presa. Es importante pensar en los siguientes puntos que te detallamos si quieres enseñar a tu perro a soltar objetos.

Tenemos que tener en cuenta:

  • En primer lugar, escoge un lugar tranquilo, sin muchos estímulos. Puedes empezar en casa o en algún parque en el que no haya perros.
  • Escoge dos juguetes iguales. Pueden ser dos mordedores iguales de tela, pelo, con cuerda o incluso dos pelotas iguales.
  • No le lo quites el juguete a la fuerza
  • No le engañes, llamándole para no ofrecerle otro juguete igual. Puede que te haga caso una vez pero seguramente no una segunda.
  • No le persigas si lleva el juguete en la boca.
  • Déjale disfrutar del juguete también a él solo antes de retirárselo.

En muchas ocasiones, hay perros a los que cuesta mucho soltar. El motivo principal suele ser que no tiene una estructura de juego aprendida. Es decir que “no conoce las reglas del juego”. En ese caso, lo que tenemos que hacer proponerle algo a cambio tan divertido como el juguete que tiene en ese momento.

Por eso, en lugar de tirar del juguete o forzarle a que abra la boca, la mejor manera es utilizar otro juguete exactamente igual al que tiene en ese momento. De esta forma, el perro comprenderá que la diversión del juego está en intercambiar con su guía un juguete por otro igual de molón.

Si por ejemplo utilizamos un mordedor con cuerda trenzada  y otro con pelota, es muy probable que a nuestro perro le guste más uno que otro y no le interese hacer el intercambio.

Beneficios de jugar de manera estructurada

Jugar de esta manera con nuestro perro, tiene muchos beneficios. Nuestro perro hará ejercicio de una manera controlada. Jugará con nosotros…. . Esta manera de jugar es una forma genial de establecer un buen vínculo con nuestro perro. Tirar simplemente la pelota nos convierte en “meros lanzadores de pelotas”.

El perro aprenderá a confiar, estará mucho más atento a nosotros y será el inicio para enseñarle muchísimas nuevas conductas.

Todo aquello que se aprenden mediante refuerzo positivo, es enriquecedor para ambas partes. 

Precauciones:

Tener muy en consideración, la edad, el tamaño y el estado físico de nuestro perro.

El mordedor debería estar lo más paralelo posible al suelo a la altura más o menos de la cabeza del perro. Si levantamos el mordedor verticalmente al suelo, es muy probable que le generemos problemas articulares en el cuello.

El juego se inicia con la siguiente secuencia:

1.- Empieza a mover uno solo de los mordedores haciendo un movimiento como si fuera una “culebrilla”. En cuanto tu perro coja el mordedor, juega con él animándole verbalmente. Si tu perro no es sensible a que le toquen, puedes aprovechar para acariciarle los costados del lomo. El otro mordedor está quieto. 

2.- Cuando hayas jugado un poco con el primero mordedor, déjalo quieto y acto seguido empieza a mover el segundo mordedor. En muy poco tiempo, tu perro se dará cuenta que el que tiene entre los dientes ya no es divertido y lo soltará para coger el segundo mordedor que es igual que el primero.

3.- Practica este juego varias veces. Cuando estés más avanzado, lanza el mordedor para que vaya a buscarlo mientras que tu corres en sentido contrario para incitarle a que te lo traiga y sigue jugando.

4.- Cuando el perro ha entendido el juego y ya coge y suelta los mordedores con fluidez, es que ha entendido el juego. Es el momento de poner nombre  a lo que estáis haciendo. Busca la palabra que prefieras para decirle coger o soltar.

¡¡¡Lo más importante es que los dos os lo paséis muy bien!!! Repite varias veces la secuencia y ¡siempre que te lo traiga sigue jugando!

6.- Finalmente, deja quietos los dos mordedores y guardalos. Puedes decir la palabra “fin” o “se acabó”. El perro en unas cuantas sesiones comprenderá que el juego ha terminado.

Lo ideal es iniciar esta enseñanza desde cachorro porque ya quedará aprendida para toda su vida pero no hay ningún problema en enseñarle de igual forma a los adultos.

¡Esperamos que os haya gustado!

Y si quieres saber más sobre buenos mordedores como el que utilizamos en el vídeo, te animamos a que entres en nuestra tienda y los descubras. Te dejamos aquí el link: https://www.familydog.es/producto/mordedor-elastico-tug-e-nuff-con-cuerda/

Compartir con tus amigos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies