fbpx
Todos sabemos que los perros son carnívoros que en general llevan en su instituto cazar. Están preparados física y mentalmente para ello. Sin embargo, se genera mucha polémica cuando se habla sobre si es bueno o no, que nuestro perro juegue a morder o a perseguir el mordedor.
Los perros con sus 42 dientes y fuertes mandíbulas, utilizan la boca para explorar, jugar y cazar. Aunque en nuestro estilo de vida, morder, sacudir o rasgar la carne, no se considere apropiado, eso no quiere decir que en el perro no esté programado en su ADN para realizar este tipo de acciones. Si no le estamos proporcionando una salida constructiva a esta conducta, hasta cierto punto estaremos suprimiendo una parte muy natural y necesaria de su existencia canina. Los perros a los que no se les permite participar en juegos de tira y afloja se sienten frustrados. Lo mismo es válido para los perros que no tienen permiso para excavar, explorar, olfatear las cosas que creemos que son asquerosas ¡que para ellos es genial! y rodar en la suciedad o en el barro.
Jugar a “tira y suelta” de una manera controlada significa que tu perro aprenderá a jugar y tendrá una buena inhibición a la mordida, lo que significa que si te mordiera la mano por accidente durante el juego, se desengancharía rápidamente.
Durante el juego, es muy posible que el perro emita una cierta cantidad de gruñidos. Esto es normal y  no hay nada de qué preocuparse. Si deseas aumentar el nivel de emoción durante el juego, lo conseguirás normalmente dando palmaditas sobre el sobre del perro con la otra mano (la que no está sosteniendo el juguete). El gruñido puede ser saludable pero si llega un momento es que el gruñido viene motivado por una excitación en exceso, es importante parar el juego para hacerle entender que así no se juega.
Por último, algunos otros consejos para utilizar bien el mordedor:
1 . Seleccionar un juguete que le permite agarrar con seguridad el juguete en por los extremos, sin el riesgo de que pueda morder sus manos. Recomendamos cuerdas de nylon o mordedores de algodón y nylon de buena calidad. Pregúntanos por el catálogo de Family DOG SL, te podemos aconsejar.
2 . No permitas que él salte sobre el juguete si tu no le has invitado a hacerlo. Es bueno que el juego tenga un estructura, eso se logra cuando eres tu quien debe iniciar el juego enseñándole alguna orden verbal como “coge”
3 . Cuando quieres que tu perro suelte el juguete, mantente inmóvil y sujeta el juguete en una posición firme, sin moverlo. El perro pronto entenderá que cuando el juguete deja de moverse, la situación se vuelve aburrida. Si te movieras con el mordedor, el perro creería que el juego no ha acabado, por eso es importante, mantener una posición fija. Tan pronto como tu perro suelte el juguete felicítale con ¡bien! muy efusivo e inmediatamente acércale el mordedor a la boca y dile de nuevo “coge” y juega con él. De esta manera tu perro aprenderá rápidamente las reglas del juego…. Cuanto más rápido lo suelte a la orden, antes comenzará de nuevo el juego.
Por tanto, juega a “tira y afloja” de una manera controlada y ¡diviértete con tu perro!